Qué es la alopecia femenina

La alopecia femenina es un problema que afecta al menos al 50% de las mujeres en algún momento de sus vidas, si bien a primera vista se le considera una dificultad estética lo cierto es que esta caída del cabello puede trascender fácilmente a la calvicie trayendo consigo efectos de tipo psicológico como la dificultad para socializar y la disminución de la autoestima. Aunque podría suponerse que esta condición es mucho más frecuente en los hombres, los cierto es que su aparición en las mujeres va en aumento siendo mucho más compleja de tratar debido a que el listado de causas resulta más amplio.

Factores internos y externos intervienen para que pueda presentarse la alopecia en las mujeres, de ahí la necesidad de asesorarse adecuadamente para identificar las causas de este desequilibrio y así poder acudir al correspondiente tratamiento.

La alopecia femenina y sus causas

Hablamos entonces de una enfermedad capilar de la que se desprenden algunas variantes, leer aquíy que se evidencia a partir de grandes mechones que se separan de la raíz dejando ver parte del cuero cabelludo además de un evidente adelgazamiento del cabello especialmente en la parte superior y corona. En cuanto a sus principales causas se sabe que la genética, los cambios hormonales asociados a la ingesta de anticonceptivos, la gestación y la menopausia, además del tipo de dieta y el estrés juegan un papel fundamental para que esta aparezca y se intensifique.

Por supuesto, el envejecimiento también puede tomarse como una causa, pero la verdad es que la experiencia señala que cuando se trata de alopecia esta puede llegar a cualquier edad, incluyendo pacientes muy jóvenes.

Tratamientos para la alopecia en las mujeres

Actualmente existen muchos recursos que ayudan a controlar esta caída del cabello o por lo menos a hacerla mucho más lenta pues aunque suene desalentador esta enfermedad es algo que no puede erradicarse por completo y para siempre. Terapias con láser de baja intensidad, infiltraciones, pastillas, vitaminas y tratamientos tópicos hacen parte de las posibilidades, asimismo de ser adecuado se puede considerar el trasplante de cabello o la carboxiterapia capilar.

Lo importante de todo esto debe ser el acudir siempre a la ayuda y asesoría profesional pues todos estos tratamientos no funcionan con la misma efectividad en todos los pacientes, es por ello que se insiste en conocer las causas para poder actuar con responsabilidad y encontrar resultados positivos en los pasos que se decidan seguir.